El momento paranoico (el estallido totalitario) frente a la dialéctica del amo y del esclavo.

Dernière mise à jour : 27 août 2021

31 de agosto de 2020

Por Ariane BILHERAN


Puede descargar este artículo en pdf (ver al final de la página) y distribuirlo de esta forma, se autoriza cualquier distribución siempre que se cite el nombre del autor y el enlace de la fuente del sitio web (éste).

Nota Bene: esta carta puede ser reproducida o transferida en su totalidad o en parte, oralmente o por escrito, con reconocimiento de la fuente : http://www.arianebilheran.com/post/el-momento-paranoico-el-estallido-totalitario-frente-a-la-dialectica-del-amo-y-del-esclavo


Y de su autor Ariane Bilheran, normalista, psicóloga clínica, doctora en psicopatología, especializada en el estudio de la manipulación, el acoso, la perversión y la paranoia.



Los amos y los esclavos en la antigüedad.

“En el mundo al revés, lo verdadero es un momento de lo falso.”

Guy Debord, La sociedad del espectáculo, 1967.

Introducción

Desde el comienzo de esta "pandemia", sólo había escrito un breve artículo sobre el "totalitarismo sanitario", necesitando verlo con suficiente claridad y retrospectiva para poder opinar. Sin embargo, podemos reconocer, a nivel mundial, con algunos matices según el país, la garra de un delirante contagio paranoico que cada día muestra más su rostro odioso.

He acortado este artículo porque hay demasiado que decir, y ya me gustaría que salga rápidamente.

Recordemos que el delirio paranoico trabaja en la persecución, interpretación y tiranía del ideal. La persecución está en el corazón de lo que se revela: el otro es potencialmente mi enemigo, porque es potencialmente un enfermo que me va a contaminar. Este enemigo puede ser invisible, incluso dentro de la intimidad y la familia. Esta persecución conduce a la desconfianza, al miedo y a la culpa (los que denuncian la validez de medidas dogmáticas totalmente arbitrarias y a veces rayanas en lo absurdo son designados como culpables). La interpretación también está en el centro del proceso: dependiendo de la interpretación de tus palabras y acciones, serás considerado un enemigo del sistema y censurado (la censura está en pleno apogeo en las redes sociales). Según la interpretación de los síntomas (muy generalizada, por cierto), se le clasificará como uno de los plaguicidas que no debe ser visitado. El ideal es "salvar a la humanidad de la enfermedad", cueste lo que cueste :

  • Colapso económico (pérdida de recursos, desesperación, inseguridad...)

  • Hambrunas (millones de personas en América del Sur)

  • Divisiones sociales que conducen a un gran deterioro del clima social, la agresividad y la inseguridad

  • Abandono de los más vulnerables, incluso la eutanasia (los ancianos)

  • Etc.

Y sea cual sea el medio:

  • Mentiras

  • Técnicas de propaganda burda y multitud de “influencers” de las masas

  • Censura del pueblo, muchos médicos y expertos científicos

  • Brutalidad policial

  • Confinamiento y arresto domiciliario generalizados (tratando al individuo como un criminal en potencia)

  • Caída libre de los derechos humanos fundamentales

  • Erradicación de la conciencia humana, del consentimiento

  • Maltrato de las familias, especialmente de los niños

  • Etc.

Lamentablemente, no es la primera vez que tenemos que enfrentarnos a una tiranía pseudocientífica, en la que se nos dicta una ideología para dar forma a nuestro comportamiento, pensamientos, palabras y acciones, alentándonos a convertirnos en informadores sobre nuestros propios vecinos y organizando el registro y la localización de los individuos (véase este post en el CPAM).

Recordemos que, suponiendo que el primer principio sea cierto (un virus muy peligroso amenaza la supervivencia de la especie), que puede ser dudado parcialmente o totalmente, no puede justificar de ninguna manera que el fin justifique los medios porque, como lo analizó magistralmente Hegel, el ser humano no es un medio: es un fin. Así, las lógicas cuantitativas (sacrificar a los ancianos para dar paso a los jóvenes), las lógicas divisorias (separar a los padres de los hijos en las familias) y las totalitarias (cuarentena, amenazas, represión totalmente desproporcionada...) son lógicas deshumanizadoras que le quitan al ser humano sus derechos, y lo transforman en un número sin necesidad, deseo o conciencia, que será sacudido según las formulaciones políticas (por ejemplo, confinar/no confinar), que han demostrado ser brutales y engañosas, y sin ningún espíritu de debate, consulta, diálogo e intercambio, ni con el pueblo ni con los expertos médicos y científicos, entre los que el consenso a las medidas políticas aplicadas parece estar lejos de ser unánime. ¿Es realmente esta sabiduría hipocrática la que nos hemos visto aplicando desde hace meses, “Cuando tengas dudas, abstente”?

Las políticas mundiales llevadas a cabo bajo la presión de la OMS se han permitido paralizar a la humanidad, detener el movimiento de la vida de la noche a la mañana, fomentando métodos manipuladores de chantaje, culpabilidad y miedo, que no son métodos políticos adecuados y que no debemos aceptar. Como mínimo, también podemos añadir que la falta de equilibrio y moderación, de templanza y de benevolencia han presidido estas diferentes políticas, con diferentes colores locales en diferentes países.


I - El momento paranoico


Lo que yo llamo el “momento paranoico” es el de la descompensación de la locura dentro de lo real, que estamos presenciando, con una extensión del contagio delirante operando en la ilusión colectiva de la masa, y sobre este mecanismo me refiero a mi artículo específicamente dedicado al contagio delirante.

Los psicópatas y paranoicos que gobiernan el mundo (y no son nuestros gobernantes sino el pequeño puñado que mueve los hilos entre los multimillonarios que, con sus miles de millones, podrían, por ejemplo, erradicar el hambre en el mundo y no lo hacen) nos persiguen desde hace mucho tiempo “por nuestro propio bien”, porque nos ven a nosotros, los pueblos, como una amenaza para ellos.

¿Así que los líderes están conspirando contra los pueblos?

¡Pero eso es tan viejo como el amanecer del tiempo!

¡Platón en La República dijo que nos cuidáramos de los que buscan el poder, advirtiendo que no debemos dárselo a ellos... sino a los filósofos que, por su sabiduría, no lo quieren!

Este año, sin embargo, hemos pasado a otra etapa, la del acoso directo a los pueblos, que asume sin matices diferentes caras caricaturescas.

La paranoia no tiene matices en su aproximación a la realidad, recordemos que es más bien blanco/negro binario e invertido: el negro se describe como blanco y el blanco como negro.

1° Métodos de acoso

Voy a enumerar algunos metodos de acoso.

1. Shock traumático

Esta conmoción fue creada por el anuncio acrítico de un terrible flagelo que se abatió sobre el planeta, con la prohibición de analizar lo que sucede, aunque sea un poco fríamente, la prohibición de todo diálogo, y la transmisión de mensajes de terror, mensajes de contabilidad mortífera martillados en todo momento por los medios de comunicación, canales de los políticos, a las poblaciones, sin ningún filtro, debate contradictorio, matiz o mesura.

Esta conmoción se ha visto agravada por el confinamiento, la pérdida repentina de puntos de referencia, la repentina privación de libertades, la pérdida de empleos y la hambruna en muchas partes del mundo.

Se ha lanzado toda una campaña de propaganda masiva, con “influencers” (actores de la crisis que afirman haber tenido COVID). Curiosamente, esta enfermedad se transmitió inicialmente de forma curiosa entre los ricos, las estrellas y las bellezas, "expertos" de los medios de comunicación cuya corrupción y financiación de algunos de ellos salió a la luz… La empresa contratada para ello por la OMS tiene su sede en Londres y se llama Hill+Knowlton Strategies. Se dice que también se ha hecho famosa en la propaganda de guerra en apoyo de la intervención militar americana en Vietnam, pero sin ir tan lejos, una breve visita a la página web de esta empresa sigue siendo muy instructiva.

Por lo tanto, parece que toda la política mundial sobre la “pandemia” fue orquestada por una comunicación de eslóganes apaleados destinados a la manipulación masiva, mientras que se silenciaban las voces divergentes. Esto lo menciona el Dr. Pascal Sacré en un artículo que cuestiona los hechos, recordando que organismos mundiales como la OMS ya han sido sorprendidos con las manos en la masa en varios escándalos, y abogando por:

"La creación de comités formados por científicos de renombre, competentes y honestos, verdaderamente independientes, para asesorar a los gobiernos sin que sus decisiones se vean influenciadas por la industria o los diversos grupos de presión, sí, sería posible. No sería ni inconcebible ni ingenuo. Depende del pueblo exigirlo. »

¡El pueblo debe defender sus intereses!

Este médico concluye: "Deberíamos ir a la guerra, no contra un virus, sino contra la deshonestidad, la corrupción, las mentiras y la inmoralidad que llevan a la gente que debería estar protegiéndonos a arruinar nuestra salud para su propio beneficio. »

Este martilleo de día y noche de números y temas mortíferos parece ser un método claramente sectario.

Les recuerdo que "secta" significa "cortado", y eso es lo que pasó: fuimos "cortados" de nuestros seres queridos, gran parte de nuestro trabajo, de la posibilidad de viajar, de la posibilidad de reunirnos, de la posibilidad de expresarnos, de nuestra vida social y profesional, y de nuestra vida anterior.

Porque, como verán, este año ha pasado a la Historia, hubo un antes, que ya no encontraremos. Y esto implica un proceso de duelo que pocos están dispuestos a pasar. Aquí es donde entra en juego el agarre del delirio paranoico que, como ya he demostrado, proporciona una respuesta tranquilizadora, global y dogmática a la incapacidad de elaborar el duelo de su vida anterior, de digerir el trauma sufrido y de admitir que aquellos de los que dependemos son de hecho nuestros verdugos. La ideología delirante es tan tranquilizadora que obstruye todo el pensamiento; no tienes que pensar, ¡el Estado piensa por ti! Piensa en a qué hora tienes derecho a salir, si tienes o no derecho a ver a tu familia y amigos y en qué condiciones, si tienes o no derecho a beber alcohol en la calle (ley seca en Colombia, por ejemplo), qué tienes derecho a pensar o no; puede rastrearte, registrarte, intervenir sin orden judicial en tu domicilio (por ejemplo, en Australia, en Melbourne), puede obligarte a tomar tratamientos u obligar a tus hijos a tomarlos sin tu consentimiento (todavía en Melbourne, testimonio de ciudadanos), puede dictar el comportamiento social, lo que tu tienes o no tienes derecho a leer y ver (censura en las redes sociales), interferir en la soberanía médica prohibiendo a los médicos que prescriban según su conciencia para tratar a las personas; el Estado puede decidir ponerte de rodillas económicamente (especialmente a los pequeños independientes y a los que no pueden permitirse superar un encierro, a los pobres y a las clases medias vulnerables), el Estado puede decidir a dónde vas o no, etc.

Ahora está registrado: el Estado tiene todo el poder sobre ti, y te lo ha hecho saber.

¿Cree que esta infantilización autoritaria junto con el chantaje y la violencia represiva, esta división dentro del cuerpo social para que la gente pase su tiempo discutiendo en lugar de mirar a los que están en el poder, es por su propio bien? ¿Lo es?

Hannah Arendt insiste en que "la eliminación paralela de toda solidaridad de grupo [es] la condición sine qua non de la dominación total" (1951: 17).

Por ejemplo, ¿todas estas decisiones han sido debatidas en absoluto por los ciudadanos y los expertos independientes? No, por supuesto que no, no ayudó en absoluto a los planes de la humanidad. No necesitamos su opinión, ni la de expertos independientes, y se lo haremos saber. Por otro lado, se le redirigirá de forma manipulada hacia temas divisivos máscaras/no máscaras, mientras que se prohibirá cualquier debate sobre temas furiosos (por ejemplo: ¿relación 5G/pandemia?), un árbol que oculta el bosque de las intenciones dañinas de los apasionados por el poder sobre la humanidad.


2° Confusión mental y emocional ligada al lenguaje paradójico

Uno de los síntomas de las víctimas de acoso es la confusión mental.

Durante varias semanas me encontré en esta confusión mental ligada al pánico, al confinamiento brutal cuando tenía que viajar, a las personas que me rodeaban (que venían de Francia en primer lugar) que tenían pánico y transmitían su pánico. Hay que decirlo: ¡no entendimos nada! De un día para otro, llegó un peligro inminente para la humanidad, justificando medidas asesinas y liberticidas que nadie tenía derecho a impugnar, en nombre de la nueva religión de un "virus" que operó una pizarra en blanco total sobre toda nuestra vida anterior, todos nuestros conocimientos médicos, todas nuestras organizaciones sociales, y justificó que la humanidad se paralizara, lo que nunca había experimentado en toda su historia.


Esta confusión mental proviene del lenguaje paradójico: los sanos están de hecho enfermos (potencialmente portadores, por lo tanto enfermos), los ancianos que hay que proteger están de hecho abandonados, descuidados y asesinados (por ejemplo: órdenes de no-reanimación), los niños que necesitam0s proteger son maltratados (por ejemplo: desocializados de la noche a la mañana, varios meses sin ninguna educación en varios países del planeta, con padres debilitados que no saben si podrán alimentarlos).

Otras paradojas: tratar una enfermedad que presenta síntomas respiratorios, impedirnos respirar (la máscara se ha convertido en el fetiche de esta "pandemia", ante la cual inclinarse, quien no se inclina forma parte de los excluidos, y justifica toda posible represión, incluso las llamadas al asesinato que he leído en las redes sociales).

El mal paranoico se está extendiendo: todos son mis enemigos y pueden contaminarme, incluso mi pareja, mi marido o mi mujer pueden convertirse en mis enemigos y debo aislarme de ellos.

En pocos meses, un mundo paranoico está emergiendo en todo el mundo, donde nadie está preparado para asumir el peligro de la enfermedad y la muerte e intercambia (voluntariamente o involuntariamente) su libertad por un pacto perverso: te protejo pero me perteneces y te pongo bajo tutela, te conviertes en mi cosa.

Vivir significa enfrentarse a la inseguridad de los accidentes, la enfermedad, la muerte y lo que no se puede controlar. Vivir es aprender a morir.

Y en todas las etapas de esta "pandemia" de totalitarismo político encontramos la paradójica posición narcisista, que el psicoanalista y psiquiatra Jean-Pierre Caillot resume magistralmente de la siguiente manera:

"Vivir juntos nos mata, separarnos es mortal.”

Es, en pocas palabras, un programa de muerte que se nos inunda sin una pausa que nos permita ver claramente. Si no miras los medios de comunicación, serás contagiado por otros que lo transmitirán. ¡Imposible escapar de la nueva religión de la salud! Y este programa de muerte pretende robarnos lo que tenemos más preciado: nuestros apegos emocionales, nuestra conciencia, nuestra intimidad, nuestra existencia como sujeto y no como un objeto que puede ser manipulado y manipulado por los psicópatas que dirigen el mundo.


"La diferencia entre la perversión y la paranoia puede verse más claramente en la relación con la intimidad. La diferencia entre la perversión y la paranoia se ve sobre todo en la relación con lo íntimo. La perversión se entromete en lo íntimo, lo destroza, lo ensucia, lo deja ensangrentado, mientras que la paranoia va más allá, espiando lo íntimo en cada rincón, dejándolo sin nada íntimo, en ninguna parte, antes de asestar el golpe fatal del asesinato psíquico. Pero lo íntimo es el lugar de lo imaginario, y de la fantasía. En estas dos patologías, sólo prevalece el acto. La paranoia maximiza la perversión, con persecución, rigidez, megalomanía, histrionismo, idolatría de lo legal... Es mucho más peligroso que la perversión, y no es raro ver a los pervertidos descomponiéndose entonces en paranoia, gracias a eventos psíquicamente desestabilizadores.”
Ariane Bilheran, 2016, Psicopatología de la paranoia, París, Armand Colin.

3° La Culpa

¡Todos somos responsables de esta muerte de la humanidad, porque obviamente es culpa de los ciudadanos que no obedecieron lo suficiente! Todos ustedes son culpables en poder (¡y no en hecho!) de contaminar al otro, y en poder, de matarlo. Si no se someten sin pensar a las órdenes políticas de obediencia incondicional, son aún más culpables y se les designa como las personas que hay que matar, los "malos" ciudadanos.

Una pequeña pregunta de pasada: ¿Quién ha estado destruyendo el planeta durante décadas? ¿Quién está destruyendo la naturaleza, los recursos naturales, los seres vivos? Gran industria y gran capital. Y estas personas, que son las que están a cargo de la gestión de esta «pandemia», ¿se habrían arrepentido y ahora quieren trabajar filantrópicamente por el «bien» de la humanidad?

El sentimiento de culpa que se nos inyecta permanentemente tiene la especificidad de reducirnos al SILENCIO, con nuestro consentimiento.

4° El Chantaje

¡Si no se someten irreflexivamente a las órdenes políticas de obediencia incondicional, serán castigados!

¡Si no obedeces bien y no aceptas la pérdida de tus libertades y trabajo, entonces si va mal económicamente será por tu culpa!

Mientras que la verdad es: si obedeces, ¡morirás!

Porque el cese total de la economía lleva a un control masivo de los individuos que se hacen dependientes, control operado por los alimentos y la estafa de la ayuda e incluso propuestas de ingresos universales (¿quién le distribuirá los ingresos?). El mismo que tendrá el poder de retirarlo si no obedeces).

Las acciones virtuosas que empujan a los individuos hacia la autonomía alimentaria, la auto organización local, los intercambios de trueque, la solidaridad local, etc. no se valoran en absoluto, al contrario, y muchos de ellos son hoy en día perseguidos

Y como ven, lo que se le ha quitado a la gente en estos confinamientos es notablemente el ocio, por lo tanto el placer de la socialización, para reemplazarlo por la pantalla (series debilitantes, vida virtual, que ha sido constantemente fomentada durante estos confinamientos). La OMS ha llegado a prescribir, (supuestamente basándose en sus estudios sobre el impacto de las pantallas en el psiquismo infantil que publica, con el "desorden de los videojuegos", indicando que los videojuegos entrañan riesgos para la salud mental; señalemos que, en términos de mensajes contradictorios, es difícil hacerlo mejor), ¡que los niños jueguen a los videojuegos en casa para mantenerlos ocupados! ¿Desde cuándo la humanidad ha educado y hecho crecer la conciencia de sus niños a partir de los videojuegos? ¿Eso es la "Organización Mundial de la Salud"? ¿De quién nos burlamos? (Finalmente, cuando hemos estudiado los "derechos sexuales" de los niños, entendemos con quién estamos tratando cuando se trata de la perversión).

La vida no es virtual, es real, consiste en que el ser humano no se desconecte, encerrado en las prisiones de la ciudad frente a una pantalla que le lobotomice el cerebro, sino que se encuentre con la naturaleza, con los demás, para compartir, transmitir y aprender a utilizar sus manos para poder alimentarse y auto gestionarse.

5° El conflicto de lealtad

Aquí en América del Sur, el chantaje es "morir de enfermedad o morir de hambre" (como han clamado muchas manifestaciones espontáneas), pero la enfermedad ocupa todo el espacio en los medios de comunicación mientras que el hambre, que es en sí mismo un factor de disminución de la inmunidad y por lo tanto de la enfermedad, apenas se menciona, que la proporción debida a la crisis económica es incomparable (cientos de miles de personas por enfermedad frente a diez o incluso veinte millones por hambruna - se habla de una "pandemia de hambre", mientras que se habla de 83,4 millones de personas por extrema pobreza).

El momento paranoico es el de la oleada totalitaria, el de la negación total, de lo que Hegel llamó "la negativa absoluta". No es la primera vez en la Historia que se han marcado estos momentos negativos. ¿Queremos vivir en un mundo donde se nos priva de todo libre albedrío, un mundo gobernado por el control, la infantilización, el miedo, la obediencia ciega, el chantaje, la culpa, el desgarro de nuestros lazos emocionales y nuestra dependencia económica, también un mundo en el que se nos utiliza cada día más como conejillos de indias?

¿Estos filántropos y benefactores de la humanidad (esas pocas manos que concentran la gran industria y el gran capital) que tanto desean nuestro bien y nuestra salud, nos han hablado de los efectos del 5G en nuestra salud? ¿Han escuchado las advertencias de los científicos independientes y virtuosos? ¿Están preocupados por la protección de las abejas y las viejas semillas no híbridas, que son los dos pezones de nuestra supervivencia alimentaria? ¿Están preocupados por la gran contaminación de las aguas, los océanos y la explotación de los recursos del planeta? Y mucho más, lo que nos muestra que no, estas políticas no están diseñadas para proteger nuestra salud o para nuestro propio bien.

¿Hay algo que pueda asustar a la mayoría de la gente más que este mundo que le estoy describiendo? Sí. La gente tiene más miedo que cualquier otra cosa de darse cuenta de que son psicópatas cínicos que juegan con sus vidas, les mienten, les acosan y les manipulan. Y luego prefieren justificar todas estas medidas, e incluso inventar otros miedos para preservar sus ilusiones: la negación de enfrentarse al acoso, lo que implicaría admitir que estamos siendo manipulados y perseguidos, y probablemente que no tenemos otra salida que enfrentar el problema. Así que nos vendamos los ojos además de cubrirnos la cara.

Ese es el mayor problema.

Las personas de cuyas órdenes dependemos en la medida en que las obedecemos son padres sustitutos (que nos dicen si está bien/si está mal, etc.) y ¿qué pasa si nuestros padres sustitutos son psicópatas que quieren hacernos daño? Automáticamente, a nivel psicológico, cuando no vemos una salida, es muy frecuente que entremos en el delirio del verdugo, y que lo justifiquemos.

Esto se llama: Síndrome de Estocolmo.

Así que la mayoría de la gente prefiere hacerse ilusiones, aunque vayamos directamente al matadero.


2° Diagnóstico de la situación y frenos

En la confusión actual, puede ser interesante buscar un diagnóstico relevante de la situación. Es obvio que no estará en manos de los medios de comunicación, cuales, podrá investigar, pertenecen o son financiados por un número muy pequeño de estos mismos multimillonarios. Por ejemplo, Bill Gates financió el periódico francés “Le Monde”. ¿Le Monde, un medio de comunicación independiente?, ¿es eso cierto?

Personalmente, el diagnóstico contradictorio más completo que he encontrado sobre la situación es este:

Primera parte

Parte 2

Parte 3

Aquello que es contradictorio es importante porque permite pensar, es la esencia de la dialéctica, para luego poder formarse una opinión propia, que puede ser para apoyar la tesis dominante, o la opuesta, o incluso una tercera tesis, esto pertenece al camino de la mente crítica de cada persona. Pero no podemos ser desposeídos de esta necesaria vía dialéctica por incesantes operaciones de censura, lo que pasa constantemente hoy en día en los medios de comunicación dominantes, por supuesto, así como en Internet y en particular en las redes sociales.

De nuevo, no tenemos que estar a favor o en contra absolutamente, el pensamiento no funciona con dogmas y letanías que se repiten una y otra vez: "Lávate las manos cinco veces al día" u otros lemas similares! La única buena noticia es que el mundo tendrá las manos más limpias que en 2019, al menos en el sentido literal, porque en sentido figurado me temo que muchos se habrán ensuciado más las manos este año.

Necesitamos pensar. Sin inquisiciones, sin que Cerbero nos diga "no hay derecho a pensar eso", sin que las arpías vengan a perseguirnos en cuanto nos atrevamos a abandonar el dogma oficial.

Para mí, lo que falta en este diagnóstico, que me parece esencial, es un enfoque más amplio de una situación que he estado viviendo en el país donde he estado durante los últimos 6 meses, sobre la hambruna y la orquestación del caos que se produce según el color local del país.

Ya sabes, el famoso “divide y vencerás”.


En los Estados Unidos se está sacando la eterna división Blanco/Negro, de la que todavía hay que modificar el lenguaje (los ataques al lenguaje realizados en los últimos años por comunitarismos sectarios delirantes son inmensos), bajo amenaza de persecución, en Francia, la división Cristiano-Musulmana, en muchos países se está sacando la división extrema izquierda-Marxista-Derecha. ¿No hemos comprendido todavía que se trata de teatros destinados a ocuparnos y dividirnos para que no nos centremos solidariamente en el enemigo de los pueblos, a saber, ese pequeño núcleo de oligarcas amantes del poder que concentra todas las potencias financieras del mundo, causando cada día más desequilibrios y sufrimientos en la tierra? ¿La misma gente que orquesta las guerras para obtener beneficios, alimentando a ambos bandos? ¡Cuándo comprenderán finalmente los seres humanos las manipulaciones a las que son sometidos diariamente! Como dijo Cicerón: para averiguar quién es culpable, veamos "¿quién se beneficia del crimen? »

Así que apliquemos la fórmula ciceroniana:

¿Quién se hizo rico durante la contención?

¿Quién ganó más poder?

¡Ni tú ni yo!

Midamos también el alcance de la censura, que me ha llevado a salir de Facebook, donde ya no es posible compartir ninguna información que critique las políticas que se están llevando a cabo, ni los testimonios de ciudadanos honestos. Facebook se ha convertido en una red para el seguimiento, la elaboración de perfiles, la persecución y la censura, con el fin de formar mentes hacia un discurso dogmático y unidireccional. Pero YouTube también censura, así que consideremos que es una gran oportunidad para poder tener acceso a un poco más de lo contradictorio, escuchando entrevistas como estas. Y agradecemos a todos aquellos que, de una manera u otra, han tenido el valor de sostener un discurso contradictorio que autoriza el pensamiento. La verdad, por supuesto, no puede estar del lado del poder opresivo.

¿Cuáles son los obstáculos a los que nos enfrentamos para diagnosticar adecuadamente la situación?

1. Propaganda masiva

2. La incredulidad ante el cinismo y la malevolencia que se dirige a nosotros (el pueblo) y la trivialización del mal

3. Negación parcial o total

La negación es la imposibilidad parcial o total de imaginar la pérdida del mundo que una vez conocimos. Todos esperan "el regreso como antes", negando la realidad de lo que está pasando y el trauma sufrido.

4. Las escisiones

Con las escisiones, el cuerpo social se divide en dos campos ferozmente opuestos: estas famosas escisiones conducen a discusiones estériles, a peleas dentro de las familias, y son la marca de la manipulación, así como de la patología mental que circula en el cuerpo social.


¿Por qué la gente discute sobre la máscara/no máscara? Porque están condicionados a hacerlo, con lemas, ¡no con el pensamiento! Porque hay dogmas insertados (opiniones erigidas en la verdad) que significan que, dependiendo de si has sido sensible a este o aquel dogma, ¡defenderás esta tesis! Por ejemplo, se nos dijo que debíamos pararnos a 2 metros de distancia, y esto, a partir del MIEDO. No validamos un pensamiento, sino que registramos el buen y mal comportamiento asociado al MIEDO. ¡Así que es el miedo lo que domina el pensamiento! El miedo que Platón dijo que nunca debes dejar que maneje tu carro. Debes guardarlo en el asiento trasero, porque es a partir del miedo que han ocurrido los peores horrores de la Historia de la humanidad.

¿Cómo funciona un virus? ¿Qué pasa con el campo inmunológico? ¿Qué hay del impacto del miedo en el sistema inmunológico? ¡En la nueva religión de la pandemia, incluso leí recientemente un artículo de un profesor universitario (¿cuánto le pagaron por decir eso?) diciendo que aumentar las defensas inmunológicas de uno era una falsa creencia!

Estas divisiones hacen imposible entenderse, porque la gente simplemente no habla con el mismo nivel de información, no tratando de escuchar el punto de vista del otro y tratando de averiguar qué argumentos puede utilizar para apoyar ese punto de vista. Es el lema del miedo lo que prevalece, por lo que no puede haber una discusión iluminada con las emociones que han invadido la psique de la persona. Y hablo de miedo, pero también podríamos hablar de culpa.

El miedo y el sentimiento de impotencia, junto con la imposibilidad de comprender las manipulaciones psíquicas y los conflictos de lealtad en los que estamos presos por la propaganda de masas, generan entonces agresividad en el cuerpo social.

Así que no intentes convencer a las emociones nunca más, ¡es una causa perdida!

Hay, frente al delirio paranoico, y siempre es la misma historia, los que se convencen por el análisis, la demostración (y no necesariamente los intelectuales, cuyos estudios en psicología social han demostrado por desgracia la sumisión mayoritaria a los sistemas totalitarios), y ven el peligro que se avecina, y los que necesitan experimentar la paranoia en su momento totalitario de destrucción masiva para verse obligados a abrir los ojos que se llenarán de lágrimas. Así es, y debemos trabajar para acogerlo con compasión, sin generar más frustración, ira o agresión.

La onda totalitaria, la experimentamos. Está llegando.


II - La dialéctica del amo y del esclavo

Creemos que somos libres, sólo somos esclavos, pero para el filósofo Hegel, el que gana es el esclavo, ¡no lo olvidemos!

Recordemos la dialéctica del amo y del esclavo en La Fenomenología del Espíritu. Hegel, al hacerlo, describe el camino de la conciencia que se revela a sí misma. La primera fase es la del sometimiento yugo opresión servidumbre. El esclavo se ha convertido en esclavo por haber preferido la servidumbre a la muerte, y su reconocimiento es esencial para el amo que necesita disfrutar de su poder a los ojos del esclavo. El amo obviamente reduce al esclavo a un objeto (objetivación), no como un ser autoconsciente. Su voluntad es objetivar. No hay amo sin esclavo, dice Hegel. El amo, por lo tanto, depende del esclavo para existir como amo.

Luego viene la fase de dar la vuelta. Hegel especifica que la relación del esclavo con el ser es dialéctica, porque su ser es negado por su instrumentalización como esclavo, reducido al estado de una mercancía, pero es imposible que este momento de lo negativo no encuentre su resolución, debido a la naturaleza universal de la dialéctica del Espíritu. Para decirlo claramente: el momento de la negativa absoluta está condenado a desaparecer. Uno se convierte en esclavo por el miedo a la muerte. Pero el esclavo, por ser portador del deseo de libertad y encarnar el Espíritu, mientras que el amo descansa en su dependencia del esclavo, termina por dar la vuelta a la situación y liberarse del amo.


Este es el camino de la conciencia humana.

Prevaleceremos porque somos más numerosos, más poderosos, más creativos, más valientes que esos psicópatas que juegan con nuestra humanidad y se alimentan de ella como todos los acosadores depredadores. Ganaremos, sí, pero sólo con una condición: que no renunciemos a lo que nos convierte en un esclavo que derrocará a su amo: el Espíritu.

Si nos dejamos desposeer de nuestro Espíritu, porque lo permitimos, es seguro que el Maestro reinará sobre esclavos descerebrados, sin conexión con su subjetividad, ni con los ideales, ni con las leyes morales y espirituales.

Lo que está sucediendo es de un gran refinamiento.

No nos dejemos engañar tampoco por los temas que los medios oficiales, sostenidos por nuestros maestros, quieren que debatan. El racismo, la vacuna, etc. ¿Por qué no hay debate sobre la 5G? Preguntémonos más bien qué es lo que callan, a saber, las redes de pedocriminales, la 5G, la verdadera naturaleza de los "derechos sexuales" de los niños, el tráfico de órganos, etc., para saber exactamente de qué se trata.

Aquellos que lideran el mundo hoy en día, es decir, los multimillonarios y financieros que por sí solos podrían hacer de este planeta un paraíso, nos quieren muertos. ¡Y lo dicen públicamente! La despoblación global, las tesis eugenésicas, un verdadero genocidio planetario profiláctico...

Es un momento ineludible, que nada detendrá salvo una cierta cantidad de destrucción.

Cuando la Bestia haya comido suficientemente, entonces los ojos se abrirán con lágrimas.